Cómo garantizar el cumplimiento con normalidad, incluso si el negocio no se lleva a cabo con normalidad en Latinoamérica

Printer-Friendly Version

Coronavirus Landing Site

This Alert is also available in English and Portuguese.

Latinoamérica anunció su primer caso confirmado de COVID-19 hace aproximadamente tres meses.1 Desde entonces, los riesgos de cumplimiento de las normas anticorrupción y antisoborno en la región se han incrementado. Se combinan varios factores que aumentan la probabilidad de que se produzcan conductas inapropiadas, como cambios en el proceso de adquisición y fuertes presiones en la cadena de suministro. Las grandes iniciativas de asistencia por parte del gobierno, con un control relajado, también crean oportunidades para una mayor explotación en la asignación y el uso de los fondos públicos. 

Las empresas con operaciones en Latinoamérica, una región que ya presenta un alto riesgo de soborno y corrupción, deberían prestar especial atención al aumento de los riesgos de cumplimiento que la pandemia ha causado. Se prevé que la región será una de las más afectadas del mundo, dado que los débiles servicios sociales y la pobreza generalizada la vuelven especialmente vulnerable a la propagación del COVID-19.2 Además, si bien algunos científicos esperan que el verano del hemisferio norte pueda frenar la propagación de la enfermedad, en el hemisferio sur no se puede esperar lo mismo a corto plazo.3

Como ya comentamos previamente, las crisis humanitarias son un terreno fértil para conductas corruptas y, tiempo atrás, han sido objeto de denodados y repetidos esfuerzos gubernamentales encaminados a conseguir el cumplimiento. Durante los próximos meses, las empresas que mantienen negocios en Latinoamérica recibirán un mayor servicio de parte de los equipos de cumplimiento que están pendientes de la continua evolución y actúan ágilmente en respuesta a los riesgos variables. Si se adoptan medidas preventivas ahora, es posible limitar la probabilidad de exposición a litigios y a medidas de aplicación de la ley, cuyas consecuencias perdurarían mucho después de que la crisis sanitaria haya remitido. En esta alerta se ofrecen recomendaciones sobre cómo mitigar estos riesgos únicos.

Áreas que presentan mayor riesgo

A medida que la respuesta al COVID-19 cobra forma y las empresas se adaptan, ciertas áreas se enfrentan a mayores riesgos. En concreto, el proceso de adquisición y las cadenas de suministro son dos áreas que las empresas deben vigilar atentamente. De hecho, a solo unas semanas de la respuesta al COVID-19, ya se ven informes de conductas corruptas relacionadas con estas áreas. 

Adquisición pública 

La adquisición pública es siempre un área de posible riesgo de corrupción. Pero ese riesgo se incrementa de manera exponencial a medida que la pandemia crea una demanda urgente por parte de los gobiernos que tratan de mitigar los efectos devastadores del virus y obtener rápidamente suministros médicos, alimentos y otros insumos necesarios. Solo en los Estados Unidos, se calcula que los costos de la atención sanitaria en los próximos dos años en relación con la crisis ascenderán a $556billiones de dólares.4 Más allá de la atención sanitaria, se prevé que los gobiernos de todo el mundo inyectarán más de $10 billones de dólares en la economía, una cifra que cuadruplica la respuesta de los países del G20 a la crisis financiera de 2008.5

Los primeros indicios claros de posible corrupción en relación con el COVID-19 en esta área se observaron en febrero de 2020, cuando Brasil promulgó la Ley Federal No. 13.979 que hizo flexible sus procedimientos habituales de licitación para la adquisición de bienes, servicios y suministros relacionados con la emergencia de salud pública.6 La Ley Federal No. 13.979 fue posteriormente modificada por la Medida Provisional No. 926, de 20 Marzo 2020. Según la nueva legislación, el gobierno puede concluir contratos con empresas previamente suspendidas de contratar con el Gobierno y participar en la licitación. Los cambios posteriores a la adjudicación (adiciones o eliminaciones) en contratos de obras, servicios y compras ahora pueden ser hasta el 50% del valor del contrato, en lugar del 25% originalmente previsto en la ley de licitación. La legislación también eliminó los requisitos de estudios preliminares cuando se trata de bienes y servicios comunes, y también dispenso de las audiencias públicas para las licitaciones de servicios y trabajos de ingeniería con valor de más de R $ 150 millones.7

Transparency International (“TI”) ha expresado su preocupación por el efecto de dichas medidas de emergencia en Brasil.8 TI señaló que los contratos de suministro de mascarillas quirúrgicas por un valor aproximado de $7.5 millones de dólares se adjudicaron a una empresa que ofrecía las mascarillas a un precio que era un 67 % más elevado que el de un competidor. Asimismo, la empresa no contaba con experiencia previa en la provisión de suministros médicos al gobierno. En otro ejemplo, el Ministerio de Salud celebró un contrato de aproximadamente $137 millones de dólares para uniformes y equipos de protección con una empresa cuyo propietario había hecho anteriormente importantes donaciones a campañas del congreso del actual ministro de Salud por un total de alrededor de $30 millones de dólares. 

Y Brasil no es el único país en el que ya se han identificado actividades de adquisición sospechosas en relación con la pandemia. Este mes, el Instituto Mexicano del Seguro Social contrató a un proveedor para que proporcione 2,500 respiradores por valor de $93 millones de dólares. Sin embargo, se ha informado que el propietario de la empresa que suministra los respiradores había sido condenado por crear una empresa fantasma para estafar a inversores de los EE. UU. y también se le ha vinculado a otro intento de fraude contra Pemex, la petrolera estatal.9  Además, el contrato no especificaba la marca ni el modelo de los dispositivos ni una fecha de entrega.10 Estos dos ejemplos, identificados a solo unas semanas de haber comenzado la crisis, resaltan que la pandemia está creando una situación potencialmente explosiva para posible corrupción y fraude en la adquisición pública. 

Nuevas presiones en la cadena de suministro

Además de los riesgos que existen en el proceso de adquisición, los riesgos relacionados con la compra y el suministro de productos se han incrementado debido al escenario ideal de oferta reducida, demanda elevada, necesidad urgente y restricciones fronterizas. Las conductas corruptas en esta área pueden presentarse de muchas formas, lo que incluye sobornos, infracciones aduaneras, subidas abusivas de precios y falsificación de productos. Por citar solo un ejemplo, la Interpol anunció recientemente una operación en 90 países para detener la venta de medicamentos y productos sanitarios falsos en relación con el COVID-19. La operación ocasionó 121 detenciones y la incautación de productos farmacéuticos por valor de más de $14 millones de dólares.11

Para agravar aún más estos problemas, las cuestiones relativas a la cadena de suministro pueden perjudicar a las frágiles economías de Latinoamérica de forma más severa que a otras regiones. A nivel mundial, se produjeron más de 80 restricciones a exportaciones de productos médicos y 40 países han implantado prohibiciones rotundas a la exportación de determinados fármacos, ingredientes farmacéuticos o equipos médicos.12 Además, en materia de suministros, las naciones más ricas de Norteamérica y Europa pudieron presentar mejores ofertas que los países menos afortunados. Como resultado, los científicos latinoamericanos se enfrentan a meses de retraso en la obtención de los suministros necesarios para los test, y la escasez ya está ocasionando que no se realicen los test en las muestras de los pacientes.13 El Banco Mundial, al reconocer estos riesgos, ya ha destinado $270 millones de dólares para los países de Latinoamérica y el Caribe para brindar ayuda durante la crisis y abordar los problemas de la cadena de suministro.14 A pesar de sus buenas intenciones, esta inyección de efectivo incrementa el riesgo de corrupción, ya que el rápido e inmediato desembolso de los fondos deja menos tiempo para procedimientos adecuados de diligencia y cumplimiento.

Sobre el terreno, ya existen informes de problemas de corrupción a lo largo de la cadena de suministro e investigaciones por parte de organismos encargados de velar por el cumplimiento de la ley con el fin de detectar conductas inapropiadas. En Colombia, el fiscal general ha creado un grupo especial que abarca el sector de la salud y que ya ha abierto investigaciones sobre el retraso en la entrega de productos, el sobreprecio y el sobrepago de productos, y al mismo tiempo supervisa otros 2,000 contratos gubernamentales.15

Basándose en estas cuestiones y en el enfoque ampliamente difundido de los organismos que velan por el cumplimiento de la ley respecto del fraude relacionado con el COVID-19, tanto las entidades normativas de EE. UU. como las locales esperan que las empresas con operaciones en Latinoamérica adopten medidas afirmativas para asegurar el cumplimiento de las leyes anticorrupción relacionadas con sus cadenas de suministro a pesar de las dificultades del momento.

Cómo preservar una cultura de cumplimiento

Los equipos de cumplimiento pueden adoptar medidas para mitigar estos riesgos de manera proactiva, sin dejar de responder rápidamente a las necesidades urgentes y a las presiones económicas generadas por la pandemia. Las empresas pueden preservar una cultura de cumplimiento mediante la reevaluación de los riesgos y los procesos, la mejora de la participación y capacitación de los empleados y la adopción de precauciones adicionales al negociar con terceros, incluidos los gobiernos.

Evalúe cómo cambian los riesgos

Dadas las circunstancias sin precedentes creadas por el COVID-19, resulta importante iniciar un proceso de reevaluación de los riesgos para determinar qué procesos y procedimientos de cumplimiento necesitan ser ajustados. Es probable que los riesgos a los que se enfrenta su empresa hayan cambiado de manera significativa, y que las políticas y los procedimientos que su empresa había desarrollado también deban adaptarse rápidamente. Preste mucha atención a las interacciones con el gobierno y tenga en cuenta dónde se encuentran los factores que causan tensión en las adquisiciones y en su cadena de suministro. En general, al evaluar los riesgos, considere una mayor interacción con el gobierno, las nuevas necesidades de conveniencia y los problemas logísticos u operativos causados por el distanciamiento social y las restricciones de viaje. 

Comprometa, capacite y marque las pautas para los empleados

Mientras continúe el distanciamiento social, la comunicación constante con los homólogos de negocios y los empleados es primordial. La educación relativa al cumplimiento (por ejemplo, mediante capacitación en línea) y los cursos de actualización frecuentes sobre las políticas son esenciales, especialmente porque la fuerza laboral está más aislada que nunca. Asegúrese de evaluar qué responsabilidades de los empleados pueden haberse visto modificadas durante la crisis y manténgase informado sobre cualquier empleado nuevo que interactúe con terceros o con el gobierno. Las empresas también deberían disponer la realización de declaraciones por parte de los líderes sobre la importancia del cumplimiento ante la crisis, y poner en práctica o promover canales de información sobre cumplimiento para fomentar el compromiso de sus empleados. 

Documente, documente y documente

La documentación es fundamental. En caso de una futura investigación, las entidades normativas querrán ver la documentación correspondiente a las medidas adoptadas durante este período de alto riesgo para hacer frente a los riesgos y realizar cualquier ajuste en sus procesos habituales. Si decide desviarse del procedimiento estándar, asegúrese de que el proceso esté adecuadamente documentado y de que se lleve a cabo cualquier plan de seguimiento y mitigación.

Respalde a quienes se encargan del control

Aquellos a cargo del control, como el personal de finanzas, cumplen una función esencial durante una crisis, como lo han dejado claro la Comisión de Bolsa y Valores (Securities and Exchange Commission, SEC) y el Departamento de Justicia (Department of Justice, DOJ) en declaraciones anteriores.16 Se debe alentar al personal que lleva a cabo los pagos y realiza los procesos de aprobación y se les deben proporcionar recursos adecuados para que examinen cuidadosamente los pagos sospechosos y a terceros. En particular, quienes se encargan del control deben comprobar que los gastos sean apropiados y se ajusten a los contratos escritos u otras condiciones de pago; deben insistir en que todo proveedor, asesor y agente nuevos hayan sido debidamente investigados o que las excepciones se hayan aprobado debidamente; y deben verificar que exista un propósito comercial legítimo para cualquier pago inusual o elevado.

Enfóquese en las relaciones con terceros y con el gobierno

La reevaluación de las relaciones con terceros y con el gobierno también es importante para que las empresas puedan evaluar a las partes que ahora pueden suponer un mayor riesgo. Haga preguntas a sus homólogos de negocios con mayor riesgo para asegurarse de que usted mitiga esos riesgos. 

  • ¿Qué terceros realizan operaciones en las industrias o regiones que probablemente se verán más afectadas por la crisis? 
  • ¿Las licitaciones son incompatibles con los precios de mercado? 
  • ¿Son razonables las afirmaciones de que pueden seguir haciendo frente a la demanda dadas las presiones de la cadena de suministro? 

También es un buen momento para recordar a terceros las obligaciones contractuales en materia de lucha contra la corrupción o para solicitar certificaciones de cumplimiento actualizadas. Al celebrar contratos con terceros durante la crisis, sea cauteloso con las condiciones de pago inusuales, la falta de voluntad de proporcionar documentación o inexplicables fuentes de suministro a granel. Cuando negocie con el gobierno, tenga en cuenta que existen mayores riesgos de corrupción y asegúrese de revisar completamente las solicitudes de donaciones, supervisar los nuevos requisitos de adquisición y examinar completamente los contratos gubernamentales. 

¿Es realmente posible el cumplimiento con normalidad?

Para los individuos, las empresas y los gobiernos, las últimas semanas se han visto definidas por la crisis, la incertidumbre y los riesgos sin precedentes para las empresas y las personas, tanto desde el punto de vista económico como desde el punto de vista sanitario. Los programas de cumplimiento existen para limitar el incremento de riesgos jurídicos que estos acontecimientos suponen para el negocio y el personal de una empresa. Dados los desafíos sin precedentes a los que se enfrentan las empresas, los programas de cumplimiento se verán sometidos a una enorme presión, ya sea para actuar más rápido o para hacer más con menos, debido a los problemas económicos generados por la pandemia. Aunque las empresas pueden sentirse incitadas a cortar por lo fácil durante esta crisis, aquellas que son capaces de soportar la tormenta centrarán sus esfuerzos en evaluar rápidamente el nuevo entorno de riesgo generado por la pandemia y en adaptar adecuadamente los recursos disponibles para proteger su negocio, su reputación y a su personal. 

  1. Alfonso J. Rodriguez-Morales et al., COVID-19 in Latin America: The implications of the first confirmed case in Brazil [COVID-19 en Latinoamérica: consecuencias del primer caso confirmado en Brasil], Travel Med. Infect. Dis. (29 de febrero de 2020), disponible en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7129040/.
  2. José María León Cabrera and Anatoly Kurmanaev, Ecuador Give Glimpse Into Pandemic’s Impact on Latin America [Ecuador ofrece una visión de los efectos de la pandemia en Latinoamérica], NY Times (8 de abril de 2020), disponible en https://www.nytimes.com/2020/04/08/world/americas/ecuador-coronavirus.html; John Emont, Will Warmer Temperatures Bring a Coronavirus Reprieve? It’s Complicated [¿Las temperaturas más cálidas aliviarán temporalmente la propagación del coronavirus? Es complicado.] Wash. Post (13 de abril de 2020), disponible en https://www.wsj.com/articles/will-warmer-temperatures-bring-a-coronavirus-reprieve-its-complicated-11586792719.
  3. Jason Beaubien, Will Summer Slow the Spread of COVID-19? Scientists Try to Figure it Out [¿Reducirá el verano la propagación de el COVID-19? Los científicos intentan averiguarlo], NPR (9 de abril de 2020), disponible en https://www.npr.org/sections/goatsandsoda/2020/04/09/830297538/scientists-try-to-figure-out-if-summer-will-slow-the-spread-of-covid-19.
  4. Michael Cohen, Ksenia Whittal, Tim Murray, COVID-19 Cost Scenario Modeling: Estimating the Cost of COVID-19 Treatment for U.S. Private Insurers [Estructuración de los costos ante el COVID-19: estimación del costo del tratamiento del COVID-19 para las aseguradoras privadas de EE. UU], (30 de marzo de 2020), disponible en https://www.ahip.org/wp-content/uploads/AHIP-COVID-19-Modeling.pdf.
  5. Ritvik Carvalho and Tommy Wilkes, Cash handouts and bond buying:$10 trillion-plus deployed against virus [Donaciones en efectivo y compra de bonos: más de $10 billones de dólares destinados contra el virus], Reuters (27 de marzo de 2020), disponible en https://www.reuters.com/places/africa/article/us-health-coronavirus-cenbanks-graphic/cash-handouts-and-bond-buying-10-trillion-plus-deployed-against-virus-idUSKBN21E38K; A Review of Global Fiscal Stimulus [Un análisis del estímulo fiscal mundial], Organización Internacional del Trabajo e Instituto Internacional de Estudios Laborales (16 de noviembre de 2011) disponible en https://www.ilo.org/inst/research/addressing-crisis-challenges/discussion-paper-series/WCMS_194175/lang--en/index.htm.
  6. Lei No 13.979, Art. 4, de 6 de Fevereiro de 2020 [Ley N.° 13.979, Art. 4, 6 de febrero de 2020], Diário Oficial da União [D.O.U.] de 7.2.2020 (Brasil), disponible en https://www.planalto.gov.br/ccivil_03/_ato2019-2022/2020/lei/l13979.htm.
  7. Tibério de Araújo Coutinho Madruga, Coronavírus: impacto em contratos e licitações [Coronavirus: impacto en los contratos y las licitaciones], Tribuna do Norte (10 de abril de 2020), disponible en http://www.tribunadonorte.com.br/noticia/coronava-rus-impacto-em-contratos-e-licitaa-a-es/477178.
  8. Corruption Could Cost Lives in Latin America’s Response to the Coronavirus [La corrupción podría costar vidas en la respuesta de Latinoamérica al coronavirus], Transparency International (31 de marzo de 2020), disponible en https://www.transparency.org/news/feature/corruption_could_cost_lives_in_latin_americas_response_to_the_coronavirus; Constança Rezende, Mandetta contrata empresa ligada a sua campanha para combate ao coronavirus [Mandetta contrata a una empresa vinculada a su campaña para combatir el coronavirus], UOL (19 de marzo de 2020), disponible en https://noticias.uol.com.br/colunas/constanca-rezende/2020/03/19/mandetta-contrata-empresa-ligada-a-sua-campanha-para-combate-ao-coronavirus.html.
  9. Raúl Olmos, Sancionado en EU y México, dueño de empresa que vendió ventiladores al IMSS, Animal Político (8 de abril de 2020), disponible en https://www.animalpolitico.com/2020/04/sancionado-en-eu-y-mexico-dueno-de-empresa-que-vendio-ventiladores-al-imss/.
  10. Galia García Palafox, Cuestionan compra de ventiladores pulmonares del IMSS, Mexicanos contra la corrupción y la impunidad (7 de abril de 2020), disponible en https://contralacorrupcion.mx/ventiladores-imss-covid-19/.
  11. Global operation sees a rise in fake medical products related to COVID-19 [Una operación global evidencia un aumento en la falsificación de productos médicos relacionados con el COVID-19], Interpol (19 de marzo de 2020), disponible en https://www.interpol.int/en/News-and-Events/News/2020/Global-operation-sees-a-rise-in-fake-medical-products-related-to-COVID-19.
  12. Jason Douglas, As Countries Bar Medical Exports, Some Suggest Bans May Backfire [Dado que los países prohíben las exportaciones de productos médicos, algunos sugieren que las prohibiciones podrían ser contraproducentes], Wash. Post (4 de abril de 2020), disponible en https://www.wsj.com/articles/as-countries-bar-medical-exports-some-suggest-bans-may-backfire-11585992600.
  13. Jane Bradley, In Scramble for Coronavirus Supplies, Rich Countries Push Poor Aside [En la lucha por suministros contra el coronavirus, los países ricos apartan a los países pobres], NY Times (9 de abril de 2020), disponible en https://www.nytimes.com/2020/04/09/world/coronavirus-equipment-rich-poor.html.
  14. World Bank’s Response to Covid-19 (Coronavirus) In Latin America & Caribbean [Respuesta del Banco Mundial al COVID-19 (coronavirus) en Latinoamérica y el Caribe], Banco Mundial (2 de abril de 2020), disponible en https://www.worldbank.org/en/news/factsheet/2020/04/02/world-bank-response-to-covid-19-coronavirus-latin-america-and-caribbean.
  15. Investigan sobrecostos de hasta el 71 % en compra de camas o comida, El Tiempo (8 de abril de 2020), disponible en https://www.eltiempo.com/justicia/investigacion/investigan-sobrecostos-en-contratos-de-comida-salud-y-aseo-por-coronavirus-482728; A la corrupción en Colombia no le da miedo el coronavirus, Portafolio (9 de abril de 2020), disponible en https://www.portafolio.co/economia/noticias-coronavirus-corrupcion-en-tiempos-de-coronavirus-539784.
  16. Véase, p. ej., Evaluation of Corporate Compliance Programs [Evaluación de los programas de cumplimiento corporativo], Departamento de Justicia de los Estados Unidos, División Penal (abril 2019), disponible en https://www.justice.gov/criminal-fraud/page/file/937501/download.
  17. back to top

Printer-Friendly Version

Cookie Settings